De Guía para la publicación de libros, “Publicación de libros y desarrollo nacional”, Datus C. Smith, Jr.

Por Alma Yasbeth Pacheco Correa

La pasión por las publicaciones fueron la vida de Datus C. Smith junior. Guía para la publicación de libros permite exponer las cuestiones generales por las cuales pasa el libro desde la concepción de la idea de un autor hasta el momento anhelado de la entrega en las manos del lector. La exitosa publicación mayorista se refleja por el gusto del trabajo final por parte del autor, la impresión exitosa y la buena organización del editor. La columna vertebral de todo el proceso corre a cargo de éste, cuyo buen gusto y conocimiento en la profesión marca la diferencia.

La cadena de producción es tan larga como el desarrollo industrial del país donde tenga desarrollo. El corte de la publicación, el gusto del autor y los alcances visualizados por el editor son variantes que determinan las necesidades de la cadena de producción del libro. Los criterios editoriales y sugerencias aplicables en cualquier cultura y bajo cualquier condiciones son escritas y narradas en todo el libro.

El desarrollo social depende de la industria editorial. La tarea de explicar como el trabajo de la industria repercute se extiende en explicarle al público y hacerle evidente al aparato de gobierno lo evidente “la importancia que la publicación de libros tiene para el desarrollo social, educativo y económico,… por lo tanto, de la consolidación nacional”

. Los materiales de apoyo en la educación son una inversión básica.

Para tener un país lector los reproductores de libros deben tener apoyo de los Estados. Tener acceso a publicaciones extranjeras enriquece la visión y expande las formas de pensar de los habitantes. Es aún más importante para los pensadores, pues así se enriquecen con otras ideas.

El consumo de materiales de lectura es aún más importante para hacer llegar la cultura y la educación a las personas que por motivos diversos no pueden asistir a una escuela o cualquier instrucción presencias. Ellos son autodidactas. No es posible este suceso dado que si los autores no escriben correctamente no tienen lectores o se vuelven atractivos al público.

Para que cada país logre incrementar sus industrias editoriales debe prever varios costes: papel, maquinaria, transportación… La guía pone en evidencia imprevistos y sucesos presentados en diversos países. En unos países las necesidades se ajustarán a la forma de producción.

Los miembros en el proceso de producción son, al menos, cuatro: el autor, el impresor, el librero (o vendedor) y el editor. Tienen tareas bien delimitadas. Conforma a la división del trabajo y la especialización de las personas involucradas el diseño de la impresión puede pasar por más manos pero el editor siempre funge como organizador presente todo el tiempo tomado en imprimir un libro y distribuirlo, sin olvidar que es él quien invierte el capital de manera usual.

Al contrario, si alguna de las figuras mencionadas realiza dos tareas en el proceso, por ejemplo, que el impresor sea también el vendedor, no significa que falte en cadena, sino que una misma persona funge sino simultáneamente si en forma consecutiva dos tareas de dos diferentes pasos en la producción.

El autor

El libro comienza cuando el autor concibe la idea. Las imágenes, textos o cualquier material adicional dentro del libro son recopilados por él. De manera legal, el autor puede ser un grupo de personas o un individuo. Es el único con derecho a publicar su obra, lo respaldan los derechos de copyright y todas las practicas alrededor del camino a la producción de la obra. Puede ceder los derechos de publicación al público o a alguna persona, editorial u organización especifica. Mientras no lo decrete él así es el único con derecho a publicar sus ideas.

En algunos países se le reconoce a los autores por publicar. Si las leyes de  copyright no se respetan o la industria editorial aún no se encuentra bien cimentada, o los gobiernos no le dan importancia, el autor corre riesgos que van desde el plagio de sus obras, la publicación sin autorización o el simple atropello a sus derechos.

La importancia de la actualización y respeto de las leyes de derecho de autor es más económica que de protección a la reproducción ilícita a las ideas. Además de estimular a los escritores a seguir publicando reconoce su papel social en el desarrollo de la población. Su pago monetario es directamente proporcional al número de copias vendidas.

En la parte promocional del libro el autor puede tomar parte. Se presenta al público consumidor para hablar sobre la trascendencia de la lectura; los interesados responderán al mensaje. La dificultad de lograr el éxito se incrementa si el editor, el impresor y el autor no trabajan bajo el mismo concepto.

El autor realiza otras actividades además de la autoría de libros, entendible dado el tiempo que le toma obtener ganancias. Él debe cooperar, estar en contacto constante y abierto con el editor para que presente sus ideas de forma coherente. Si el editor pierde un autor también pierde la posibilidad de ser contratado por otros.

El impresor

La tarea del impresor se reduce a fabricar el libro en grandes tirajes o pequeños, dependiendo de la capacidad de sus máquinas. Refina la composición gráfica y encuadra la edición. Las pruebas con el papel, las tintas y el formato para completar el diseño repercute en el tiempo en el cual el autor ve materializada su idea y distribuida a las librerías.

El impresor puede incidir en el diseño, la elección del papel, y los colores empleados. En les empresas de países primermundistas el diseñador ocupa un lugar especifico en la parte de la impresión. Las correcciones ortotipográficas y de otras índoles repercuten en el tiempo que tiene el impresor para cumplir su función principal. Si el editor no se envuelve en el proceso la relación entre estos dos puede llevar a fracasos o malentendidos con el autor.

El vendedor

El es el último y se encarga de la venta al menudeo. Los funcionarios públicos deberían tener un lazo más ancho con ellos. Si los libros no están disponibles (por ejemplo, los libros de texto en el nivel básico de México. Con la diversificación de los soportes de información, las librerías se han encargado de enriquecer su mercancía con audios, revistas, películas y merchandise de los libros de diversos temas. Pasan meses, o quizá años, para que el editor recupere sus ganancias.

El editor

Su papel es omnipresente en el proceso de publicación. Coordina la empresa, la estrategia de planeación etcétera. Pugna por la calidad y junta a los demás involucrados en la cadena de producción. Es responsable de la prevención, planeación y creación de la obra. Las labores especiales del editor son:

-La edición: prepara el libro para su impresión,

-Producción: Diseña conforma a la manufactura en su fábrica;

-Venta y mercadeo: La puesta en venta de un libro.

La comunicación exitosa entre la gente es el objetivo principal que pretende el libro.  El material colocado en colecciones de consulta gratuita no debe ser entendido como pérdidas para la cadena productiva mas si como ganancias para el desarrollo social. Si los funcionarios y académicos ya se dieron cuenta de ello: ¿Por qué siguen pugnando los funcionarios públicos a favor de seguir publicitando el libro como un objeto aburrido, único para el estudio? ¿Por qué no apostar por desmitificar el libro como un objeto de consumo para pocos y no como una herramienta de vida y un estilo de pensar?

Anuncios

CL1-Monsiváis. Del “Elogio (innecesario) de los libros” de Carlos Monsiváis

Por Alma Yasbeth Pacheco CorreaImage

En el marco del sexto Congreso Nacional de Lectura bajo la temática “Lectura para construir nación”, Carlos Monsiváis reflexionó al respecto del hábito de la lectura, de los alcances que con ella se logran y de la dimensión social y política en un mundo globalizado donde la acción de hojear un libro está pasando por diferentes procesos. Inclusive, denuncia Monsiváis una baja en el hábito lector.

¿Es cierto? Las industrias culturales productoras de escritos están orillando a modificaciones en el flujo de la producción económica y del consumo visual. Los procesos  se han vuelto más rápido en favor de la innovación sucesiva, cada vez más rápida, de las formas de leer. Un best seller se expande más rápido en el universo digital, pone en iguales circunstancias informativas a uno que a otro a pesar de las barreras geográficas. A pesar del aumento de lectores gracias a este tipo de libros -los cuales en conjunto con los de autoayuda representan más de la mitad de ventas- la calidad de ellos es mala, leen con una velocidad creciente, su índice de crítica es poca y son lectores superficiales.

La lectura también está globalizando a las personas. Los procesos de comprensión y los temas de interés alejan de la realidad a las personas; las desvían de sus problemáticas de su entorno. ¿Se pierde o se gana con un lector activo de Internet? ¿Qué tipo de información está consultando y cuál es la calidad de la misma? ¿Bajo qué condiciones el homo videns está obteniendo información y como afectan sus condiciones para la decodificación de la misma?

Sin embargo, no debería tomarse en cuenta al mundo de la iconósfera como el antagónico al noble acto de la lectura. Si bien los contenidos en internet se inclinan a lo audiovisual, multimedia debe apostar por ocupar en todas las habilidades a las personas. En los contenidos multimedia el éxito lo obtienen aquellas páginas que explotan las habilidades lectoras, visuales, auditivas y hasta táctiles del ser humano. La apuesta se debería hacer, además de en favor de la lectura, en favor a la capacitación de las habilidades para crear y saber comprender estos nuevos contenidos y que lo audiovisual y lo escrito vayan de la mano.

Abordado el punto del alcance de la lectura y sus formas de consumo el también cronista urbano se pregunta por varios mitos. Es la capacidad de erudición de la lectura la cual se pregunta si ha cambiado o cambiará dadas los recientes cambios en los procesos de lectura. Para comprender el mundo ahora también está al alcance el cine. Las artes cinematográficas actúan en el cerebro de las personas para reflejar y causar reflexiones e interiorizarlas.

Pero, la importancia de la formación lectora crece y se vuelve indispensable para la clase política. No sólo porque permite incrementar las habilidades del pensamiento, de la comprensión y estructuración de ideas; leer provee de experiencias memorables y significativas según la calidad de lectura ejecutada. Deja clara la necesidad de los escritores, maestros, artistas y estudiantes, por que sea defendida su labor y facilitada la manera de llegar a los demás.

La lectura de “fotocopiado”, una lectura ardua, obligatoria, de poco tiempo de dedicación. Deriva de las nulos estrategias de distribución carentes en las mentes de los políticos y autoridades encargadas de la difusión cultural proyectada en las empresas editoriales o en el enriquecimiento de su catálogo en bibliotecas. No es imposible ni fuera de lugar pensar en eso en esta era de la digitalización; si la lógica de pensamiento condicionara al enriquecimiento tecnológico como directamente proporcional al desarrollo social-económico de las regiones, el sentido determinista de los años 70 con el boom de la informática no dejaría de ser el enfoque determinista de pensamiento.

¿Es posible cambiar la idea del imaginario colectivo sobre la lectura? Si los gobiernos no emprenden las acciones necesarias, ¿Podemos confiar en nosotros y sólo nosotros mismos para fines de divulgación sobre el hábito de la lectura? Más que el cambio repentino de todo el significado de “leer”, la educación desde pequeños es básica para cambiar la idea de la lectura como puente satisfactor de fantasías, más como un estilo de conocer y de formar en la educación autodidacta o no de las personas.

“…en la medida en que un niño o un joven o una persona adulta se encuentre con objetos poblados de signos descifrables, de los que extrae conocimientos sobre el ser humano, información, deleite, sentido del humor, gozo y cultivo del idioma, en esa medida la resurrección se garantiza”

Fuentes: Ponencia “Elogio (innecesario) del libro” de Carlos Monsiváis (sexto Congreso Nacional de Lectura, México, 2004):  http://www.sergioramirez.org.ni/index2.html

CL2-Cassany. De lo analógico a lo digital: El futuro de la enseñanza de la composición

Por Alma Yasbeth Pacheco Correa

El tránsito hacia los soportes digitales lleva a la práctica de la escritura a nuevos retos. Las tecnologías del habla desarrolladas hace 150 mil y 750 mil millones de años ayudaron a la evolución del la raza humana al socializarla. En la revista Lectura y vida: Revista Latinoamericana de Lectura Daniel Cassany, doctor en Ciencias de la Educación de la Universitat Pompeu Fabra (España), lleva de la mano mediante un análisis comparativo entre el desarrollo de la composición análoga y su progresión a lo digital hacia la reflexión y desmitificación de las nuevas tecnologías en las sociedades actuales. Su corte educativo es muy claro, y su enfoque permite dar un recorrido histórico, pragmático, discursivo y social al tema.

A partir de el desarrollo de la escritura el habla, además de cosificarse, se queda inmortalizada, eterna para ser acumulada y darle seguimiento a las ideas trascendente siglo a siglo. El cambio del papel a los soportes digitales en el siglo XXI cambio los lenguajes. El lenguaje escrito, la iconización de los contenidos y su conjunción con el audio pueden lograr una convivencia perfecta en la web sí posee como columna vertebral  y se complementa con los soportes análogos.

La acumulación de conocimientos obedece a dinámicas diferentes con los soportes digitales. El acercamiento al aprendizaje, la comprensión de los textos, las habilidades desarrolladas a partir de las lecturas reorganizan a las sociedades y sus interacciones. A pesar de posibilitar la interacción virtual con personas formadas bajo otras culturas, en el ámbito pragmático difiero un poco de la visión de Cassany. Enlista al entorno digital como de acceso ilimitado y bajo coste; al contrario creo que el universo de la composición digital se enfrenta a nuevos retos para construir y tener acceso a mejores informaciones; además de la falta urgente de educación para usar con responsabilidad la información en las páginas de internet.

En el ámbito discursivo, se piensa que la hipertextualidad está cambiando fisiológicamente al ser humano. Conectar ideas linealmente y darles un orden lógico depende de otras formas en el entorno web. Ver convivir en un mismo espacio texto, imágenes en movimiento o fijas y contenidos de audio esfuerza al cerebro a procesar la información con dinamismo. No significa una tarea más fácil del todo para el sistema neuronal, sino el desarrollo de otras zonas, sin dotar de las mismas habilidades a las partes encargadas de dar sentido a los escritos lineales que abundaban hace tres décadas.

Para los autores de las informaciones en la red de internet han surgido nuevas herramientas. Los correctores ortográficos y de estilo surgidos en el boom de la informática son los más básicos. De ahí se derivan un sinnúmero más de diferentes desarrolladores para cumplir mejor la tarea del diseño y organización de la información. El reto en este punto es la innovación constante que provoca rezagos para las personas desventajadas en cuanto a poder adquisitivo.

Al entorno computacional se le han dado varias lecturas: como totalizador en cuanto a que no es un instrumento apropiado para anteponer identidades culturales, como herramienta de desarrollo -en la lógica proporcional “a mayor tecnología, mayor desarrollo y vinculación con los mercados mundiales”- por las primeras convenciones internacionales de tecnologías de la información, etcétera. Hoy se traduce como una situación fuera de las lecturas del determinismo tecnológico y más acatada a lo social: el acceso y la instrucción para el buen uso de las tecnologías del habla.

<<Alfabetización digital>>, “centrada en las capacidades específicas que impone el soporte digital en el uso de la escritura”

. Las capacidades de usar igualmente el habla y la escritura, las capacidades de leer, comprender y escribir de modo correcto evidencian el buen procesamiento de la información en el cerebro. Desarrollar capacidades practicando la escritura analógica y su homóloga virtual podría significar evolución y verse reflejada en mayor confianza a los contenidos de internet.

Comunidades discursivas sostenidas en los entornos digitales, el uso de las habilidades analógicas para ejercitar la recepción, la capacitación técnica y manual en las escuelas desde niveles básicos y seguir el fortalecimiento de la gramática de las distintas lenguas podrá generar individuos responsables y más personas que se integren a los soportes digitales como se adaptaron a la escritura y a otras técnicas.

La planeación de los sistemas educativos exige capacitaciones, académicos y profesionales interesados en construir un universo de informaciones mejor. Sin embargo ¿Qué esfera será la primera en impulsar esto? ¿Cuánto tiempo más tendrá que esperar internet para que los políticos y las organizaciones especializadas se ocupen el el tema? Mientras la brecha digital sigue ensanchándose la responsabilidad en el uso de los soportes digitales sigue en deceso, y con el olvido en reformar y atender las necesidades educativas básicas lo único que nos espera es no tener calidad en las informaciones cibernéticas.

Hello world!

Welcome to WordPress.com. After you read this, you should delete and write your own post, with a new title above. Or hit Add New on the left (of the admin dashboard) to start a fresh post.

Here are some suggestions for your first post.

  1. You can find new ideas for what to blog about by reading the Daily Post.
  2. Add PressThis to your browser. It creates a new blog post for you about any interesting  page you read on the web.
  3. Make some changes to this page, and then hit preview on the right. You can always preview any post or edit it before you share it to the world.