CL2-Cassany. De lo analógico a lo digital: El futuro de la enseñanza de la composición

Por Alma Yasbeth Pacheco Correa

El tránsito hacia los soportes digitales lleva a la práctica de la escritura a nuevos retos. Las tecnologías del habla desarrolladas hace 150 mil y 750 mil millones de años ayudaron a la evolución del la raza humana al socializarla. En la revista Lectura y vida: Revista Latinoamericana de Lectura Daniel Cassany, doctor en Ciencias de la Educación de la Universitat Pompeu Fabra (España), lleva de la mano mediante un análisis comparativo entre el desarrollo de la composición análoga y su progresión a lo digital hacia la reflexión y desmitificación de las nuevas tecnologías en las sociedades actuales. Su corte educativo es muy claro, y su enfoque permite dar un recorrido histórico, pragmático, discursivo y social al tema.

A partir de el desarrollo de la escritura el habla, además de cosificarse, se queda inmortalizada, eterna para ser acumulada y darle seguimiento a las ideas trascendente siglo a siglo. El cambio del papel a los soportes digitales en el siglo XXI cambio los lenguajes. El lenguaje escrito, la iconización de los contenidos y su conjunción con el audio pueden lograr una convivencia perfecta en la web sí posee como columna vertebral  y se complementa con los soportes análogos.

La acumulación de conocimientos obedece a dinámicas diferentes con los soportes digitales. El acercamiento al aprendizaje, la comprensión de los textos, las habilidades desarrolladas a partir de las lecturas reorganizan a las sociedades y sus interacciones. A pesar de posibilitar la interacción virtual con personas formadas bajo otras culturas, en el ámbito pragmático difiero un poco de la visión de Cassany. Enlista al entorno digital como de acceso ilimitado y bajo coste; al contrario creo que el universo de la composición digital se enfrenta a nuevos retos para construir y tener acceso a mejores informaciones; además de la falta urgente de educación para usar con responsabilidad la información en las páginas de internet.

En el ámbito discursivo, se piensa que la hipertextualidad está cambiando fisiológicamente al ser humano. Conectar ideas linealmente y darles un orden lógico depende de otras formas en el entorno web. Ver convivir en un mismo espacio texto, imágenes en movimiento o fijas y contenidos de audio esfuerza al cerebro a procesar la información con dinamismo. No significa una tarea más fácil del todo para el sistema neuronal, sino el desarrollo de otras zonas, sin dotar de las mismas habilidades a las partes encargadas de dar sentido a los escritos lineales que abundaban hace tres décadas.

Para los autores de las informaciones en la red de internet han surgido nuevas herramientas. Los correctores ortográficos y de estilo surgidos en el boom de la informática son los más básicos. De ahí se derivan un sinnúmero más de diferentes desarrolladores para cumplir mejor la tarea del diseño y organización de la información. El reto en este punto es la innovación constante que provoca rezagos para las personas desventajadas en cuanto a poder adquisitivo.

Al entorno computacional se le han dado varias lecturas: como totalizador en cuanto a que no es un instrumento apropiado para anteponer identidades culturales, como herramienta de desarrollo -en la lógica proporcional “a mayor tecnología, mayor desarrollo y vinculación con los mercados mundiales”- por las primeras convenciones internacionales de tecnologías de la información, etcétera. Hoy se traduce como una situación fuera de las lecturas del determinismo tecnológico y más acatada a lo social: el acceso y la instrucción para el buen uso de las tecnologías del habla.

<<Alfabetización digital>>, “centrada en las capacidades específicas que impone el soporte digital en el uso de la escritura”

. Las capacidades de usar igualmente el habla y la escritura, las capacidades de leer, comprender y escribir de modo correcto evidencian el buen procesamiento de la información en el cerebro. Desarrollar capacidades practicando la escritura analógica y su homóloga virtual podría significar evolución y verse reflejada en mayor confianza a los contenidos de internet.

Comunidades discursivas sostenidas en los entornos digitales, el uso de las habilidades analógicas para ejercitar la recepción, la capacitación técnica y manual en las escuelas desde niveles básicos y seguir el fortalecimiento de la gramática de las distintas lenguas podrá generar individuos responsables y más personas que se integren a los soportes digitales como se adaptaron a la escritura y a otras técnicas.

La planeación de los sistemas educativos exige capacitaciones, académicos y profesionales interesados en construir un universo de informaciones mejor. Sin embargo ¿Qué esfera será la primera en impulsar esto? ¿Cuánto tiempo más tendrá que esperar internet para que los políticos y las organizaciones especializadas se ocupen el el tema? Mientras la brecha digital sigue ensanchándose la responsabilidad en el uso de los soportes digitales sigue en deceso, y con el olvido en reformar y atender las necesidades educativas básicas lo único que nos espera es no tener calidad en las informaciones cibernéticas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s