Desarrollo editorial: de la idea al libro de Datus C. Smith en Guía par la publicación de libros

Llegar al bolsillo, mochila o regazo de las personas; comenzar a leer y deleitarse con los escritos de otros. El desarrollo editorial es ese paso anhelado y arduo camino para que el autor logre ponerse entre las manos de los lectores, aportar sus ideas a las personas y ayudar en su formación. La promoción de trabajos escritos se convierte en un bien social para el cual se empeña el editor. Él también busca remunerar su trabajo y no perder ganancias. El desarrollo editorial hecha mano tanto del trabajo en equipo como de las habilidades desarrolladas a partir del conocimiento individual.

El buen desempeño de los departamentos editoriales desemboca en el éxito en las publicaciones puestas en el mercado. La elección de un buen manuscrito pasa por el criterio lector de esas personas, pero se enriquece al considerar el interés del lector. El personal en las editoriales enfatiza el perfeccionamiento del estilo y la preparación del diseño para la impresión. La estrategia editorial es el impulso predefinido para seleccionar los libros potencialmente publicados.

La materia prima  es el manuscrito del autor; el punto de vista del equipo editorial se refleja en el producto final. Mientras mejor integrado sea el escrito, el diseño, la promoción y la distribución, el reflejo del trabajo editorial articulado será más obvio.

Para asegurar la publicación, los borradores entregados por los autores deben ser bien manejados, integrando primero un buen registro de ellos en fichas y catálogos dónde no se puedan perder. La atención en la primera lectura por personal con buen sentido crítico es base para otorgarle el tiempo merecido a los escritos que bien valen la pena.

La opinión adicional de un consultor nunca está por demás. Contratar a esta figura se podría pensar, en un primer momento, como un gasto innecesario. Al final del desarrollo editorial resulta en mejores ingresos dado que el consultor otorga una visión exterior a la editorial que enriquece aún más la imagen del libro.

Así, las condiciones de búsqueda van fijando los perfiles de impresos que los integrantes de la entidad corporativa desean. Sin embargo, la búsqueda no sólo radica en el tipo de autores, sino también en estadísticas. La reputación de las casas editoriales se va armando a la vez de su incremento del catálogo bibliográfico.

Para ello, el personal capta los mejores manuscritos para ellos (eso no asegura un tiempo dedicado para ser leídos por todos los responsables y menos la publicación inmediata); algunos buscadores de temas específicos se encargan de buscar los escritos más atractivos e innovadores, con potencial de ventas; los premios, por su parte, estimulan la creatividad y llaman la atención del público. Los reconocimientos se pueden dar por parte de la casa editorial o de forma externa, pero el primero atrae a los lectores y escritores locales.

Entre algunos proyectos de desarrollo previstos en una editorial se encuentran los libros por encargo (temas especiales, publicidad, especialistas de algún tema, recopilaciones de grandes ponentes,…), libros de texto, consulta e lecturas suplementarias.

La falta de apoyo en el financiamiento y la nula atención al desarrollo de las empresas de ésta orden en países como México conllevan desembolsos cuantiosos. El editor debe echar mano de su capacidad administrativa para realizar pagos oportunos e invertir una parte en préstamos.

El éxito en las ventas radica en la solución correcta al cuestionamiento sobre a cuál mercado va dirigida la publicación. Se debe pensar a la producción impresa cómo una de las industrias que mayor flujo de publicaciones nuevas debería presentar. Si los títulos más antiguos no se venden o no se reimprimen hasta agotarse puede significar desequilibro entre nuevas producciones e impresos pasados. ¿Qué podría pasar si las empresas editoriales no venden la mayoría de sus catálogos? ¿La población es consciente de los problemas por los cuales atraviesa la industria? ¿Cuál es el impacto de la globalización y la monopolización de mercados para la libre competencia en el ámbito?

 
Anuncios