El futuro del libro

Por Alma Yasbeth Pacheco Correa.

Image

La actividad intelectual se ha venido transformando debido a los avances en las tecnologías de la comunicación e información. Estos avances están modificando los procesos de producción, transmisión y utilización de ideas, conceptos, datos e imágenes en la manufactura del libro. El sistema de producción, distribución y utilización del libro, en el cual se centra este estudio, es un subconjunto del sistema más amplio de generación y uso de productos de la actividad intelectual de los seres humanos.

Los resultados de la producción intelectual se ponen en evidencia y materializan a través de diversos medios de expresión (flecha continua), si bien, a su vez, la disponibilidad de nuevos medios de expresión estimula diversos tipos de producción intelectual (flecha entrecortada). Una vez elegido el medio de expresión, los procesos de producción y distribución permiten transformar los contenidos consignados en estos medios en productos aptos para su utilización y consumo por los usuarios finales (flecha continua). Al mismo tiempo, la existencia de canales de producción y distribución afecta, aunque en menor medida, la elección del medio de expresión a emplear para registrar el resultado del trabajo intelectual (flecha entrecortada). El uso o consumo se encuentra condicionado por la oferta y accesibilidad de productos. Los avances tecnológicos afectan a todos los componentes.

Los avances tecnológicos recientes permiten mejorar los procesos de producción y acceso al libro que existen en la actualidad (por ejemplo, medios de impresión más rápidos y económicos que son costo-efectivos aun en pequeña escala), y también generan nuevas modalidades de producción y acceso (por ejemplo, la transmisión de contenidos digitales y los medios virtuales).

Los avances de la ciencia y la tecnología han alterado profundamente las interacciones entre las personas, las concepciones de la naturaleza humana, las relaciones con el medio ambiente, y las posibilidades para la evolución futura de nuestra especie. La forma en que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación están modificando los patrones de interacción entre los seres humanos.

El futuro del libro está íntimamente vinculado con una serie de transformaciones más profundas, cuyo impacto tiene un carácter muy desigual dependiendo de las sociedades, instituciones, empresas, organizaciones e individuos que lo reciben. En particular, el ritmo y la velocidad con que los diversos aspectos de la sociedad del conocimiento, el orden global fracturado y la era posbaconiana afectarán a los países serán mucho más lentos en los países de América Latina.

El impacto que pueden tener los avances tecnológicos en el sistema de producción, distribución y uso del libro está relacionado con factores tales como la disponibilidad de electricidad. América Latina mantiene un retraso en cuanto al acceso a computadoras y a Internet, evidencia de que la brecha digital entre los países de la región y los de la OCDE en la capacidad de intercambiar información mediante redes modernas de comunicación va en aumento.

Las desigualdades de ingreso, los niveles aún altos de analfabetismo, las deficiencias del sistema educativo, las limitaciones en la infraestructura eléctrica, y la poca (aunque creciente) penetración de las tecnologías de la información y comunicación sugieren una amplia disparidad antes de que el libro llegue a ser objeto de consumo masivo y generalizado en la región.

El nuevo orden global, el cambio en el sistema de producción y las nuevas tecnologías de la información y comunicación constituyen el escenario para una serie de avances que están desplazando las fronteras del conocimiento y la tecnología para la construcción del saber. La mayoría de ellos se encuentra aún alejada de las aplicaciones prácticas, aún no es posible descartar que lleguen a tener un impacto significativo en los diversos componentes del sistema de producción y acceso al libro en su versión electrónica.

Para el futuro del libro es necesario que se desarrolle un dispositivo de lectura electrónica que supere las limitaciones técnicas de los dispositivos existentes, fáciles de usar y menos complejos, durables y resistentes, livianos y prácticos.

Las casas editoras han enfrentado una serie de presiones económicas, de mercados y competencia que hacen conveniente reducir los tirajes de impresión. La comercialización por medios digitales como la impresión de libros sobre demanda puede considerarse como una extrapolación al límite de esta tendencia a reducir el número de ejemplares.

Ante el futuro del libro las editoriales tendrán que defender la copia ilegal y los derechos de autor sin restringir el flujo de información en el espacio cibernético. Los nuevos retos a los que se enfrentan autores, editores y distribuidores tiene que ver con una alianza con los gobiernos, para conformar agrupaciones que defiendan y observen el flujo comercial de los libros. ¿Qué acciones pueden emprender los gobiernos y las editoriales ante la defensa y la distribución del material intelectual en línea?

Fuente: Sagasi, Francisco. El futuro del libro: el impacto de las nuevas tecnologías en los procesos de oferta y acceso al libro. Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe. Perú. 2008. 64 págs.

 

Image